Presentación | Entorno | Huerta 1926-1936 | Federico en la Huerta | Recuerdos de Isabel García Lorca | Huerta 1936-2004


Visita Virtual
Galería Fotográfica
Boletín de Noticias
Enlaces
Patrocinadores
Créditos

Próximas
actividades


Búsqueda

Google Custom Search

español
english


Huerta de San Vicente  

La Vega de Granada es una llanura aluvial extendida a ambos lados del río Genil y sus afluentes. Situada a 600 metros de altitud y rodeada de sierras, está formada por la sedimentación de arcillas y limos, y mantiene excelentes condiciones para la agricultura.

A lo largo de su historia la Vega ha estado ocupada por uno o dos cultivos básicos de tipo industrial, y en rotación con ellos, una serie de productos de consumo local. La relación entre ciudad y Vega ha sido siempre económica y socialmente importante. A finales del siglo XIX, y especialmente entre 1915 y 1931, el cultivo intensivo de la remolacha ocupó el hueco dejado por el lino y el cáñamo. A mediados de los años veinte del siglo XX empezó a extenderse el cultivo del tabaco.

Forman parte de la Vega los términos de la ciudad de Granada y 37 pueblos. La Vega de Granada supone una pequeña parte del conjunto de la Vega comarcal. Ofrece un paisaje plano, apacible, suavemente coloreado por la gama de verdes, ocres y marrones de sus cultivos.


Las Huertas eran construcciones típicas de la Vega: casas de campo situadas cerca de la ciudad, enmarcadas por los trazados de sus veredas y carriles de acceso, con abundante agua y cultivos de flores y todo tipo de hortalizas. Durante siglos vitalizaron Granada. En 1494 refiere el viajero alemán Jerónimo Munzer:

[La vega] tiene […] muchos huertos y frondosidades que se pueden regar por canales de agua; huertos llenos de casas y de torres, habitados durante el verano, que, viéndolos en conjunto y desde lejos los creerías una populosa y fantástica ciudad [...] Los [granadinos] gustan mucho de los huertos, y son tan ingeniosos en plantarlos y regarlos, que no hay nada mejor.

En el siglo XVII Henríquez de Jorquera describiría en sus Anales de Granada un paisaje similar:

en el dilatado Jaragüi, con tantas y extendidas huertas […] sus numerosas casas se esconden entre sus emboscados árboles, abrazándose con la ciudad hasta los raudales del [río] Genil. […] Hay mucha gente rica y de grande trato y sus casas son bizarras, nuevas y labradas a lo moderno, con grandes jardines de recreación…

Tradicionalmente muchas de estas huertas fueron residencia de verano de las familias pudientes de la ciudad.


Sitio web propiedad del Ayuntamiento de Granada. Todos los derechos reservados.